__Nov 14 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


GARANTIZAR LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS IMPLICA PRESERVAR LA LIBERTAD DE LAS MISMAS

Sí existen los derechos sexuales y reproductivos y el Estado mexicano está obligado a salvaguardarlos conforme al contenido de diversos instrumentos y convenciones internacionales

2014-10-10 22:57:47.-
A partir de las declaraciones que manifiestan el Consejo Mexicano de la Familia y la Unión Nacional de Padres de Familia respecto a la titularidad de niñas, niños y adolescentes sobre sus derechos sexuales y reproductivos, los que además califican de inexistentes, en mi calidad de legisladora y como parte de la izquierda progresista de este país, declaro lo siguiente:
La Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes representa un avance, al colocar a la niñez y a la adolescencia como titulares de derechos, tal como lo señala la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) de 1989.
Las organizaciones que aducen la inexistencia de estos derechos, deben saber que la CDN es un instrumento internacional jurídicamente vinculante, ratificado por el Estado mexicano, en el que se reconoce el derecho a la salud de las y los adolescentes, incluyendo su salud reproductiva, el derecho a una atención médica adecuada, confidencial y segura para las y los adolescentes, que además obliga a nuestro gobierno a asegurar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.
En la Conferencia de El Cairo, los Estados participantes acuñaron el concepto de salud reproductiva y adquirieron el compromiso en esta materia de prestar plena atención a la satisfacción de las necesidades adicionales y de servicios de los adolescentes con el objetivo de que puedan asumir su sexualidad de modo positivo y responsable (7. a).
La salud reproductiva es el estado de bienestar físico, mental y social que transciende la mera ausencia de dolencias o enfermedades y comprende todo aspecto relacionado con la actividad sexual y con el sistema reproductivo, sus funciones y procesos.
La salud sexual es parte de la salud reproductiva e incluye un desarrollo sexual sano, relaciones responsables, libres de violencia e igualitarias, y la ausencia de prácticas dañinas relacionadas con la sexualidad.
Según el Consejo Nacional de Población (CONAPO) y la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (2009), el 16% de los nacimientos que ocurren en México corresponden a mujeres de entre 15 y 19 años de edad, lo que equivale a 352 mil 435 nacimientos anuales en promedio.
Existen altos índices de mortalidad materna en adolescentes, 83% de todas las hospitalizaciones de niñas de entre 10 y 19 años de edad son por causas maternas y entre niñas de 10 a 14 años de edad, casi una de cada tres hospitalizaciones está relacionada con el embarazo, parto, afecciones posparto y aborto (IPAS, 2011).
Por lo antes mencionado, estoy convencida de la pertinencia e idoneidad de incorporar estos derechos en el proyecto de Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes aprobada ya por el Senado de la República, que estoy segura reafirmará la obligación que tiene El estado de respetar, proteger y garantizar todos los derechos humanos, incluido el derecho a la salud. México es un Estado laico que tiene la obligación de prestar servicios de salud sexual y reproductiva efectivos y eficaces, respetando todas las ideologías, pero sin violar los derechos humanos de las personas.
Las alarmantes estadísticas nos hablan de falta de información y de educación con respecto a la sexualidad. El Estado debe garantizar el derecho al consentimiento informado, es decir, brindar información científica y confiable que permita la toma de decisiones informadas y responsables.
Más noticias de esta edición