__Sep 18 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


PARA RESTABLECER EL QUEBRANTADO PACTO SOCIAL MEXICANO DEBE EMPEZARSE POR UN PRESUPUESTO EQUITATIVO: MIGUEL ALONSO RAYA

Los ingresos deben fortalecerse con cobro de impuestos a los grandes empresarios que no los pagan y además son subsidiados

2014-11-11 00:56:03.-
El pacto social mexicano plasmado en la Constitución de 1917 está roto y para establecer uno nuevo se requiere, entre otras cosas, una verdadera reforma fiscal y hacendaria para que paguen impuestos quienes no los pagan y más han obtenido del país, y para realizar un gasto más eficiente del presupuesto.
De lo contrario, no habrá manera de generar paz y conciliación en el país, advirtió el coordinador del GPPRD, Miguel Alonso Raya.
Al inaugurar el Foro Ciencia y Tecnología para el Bienestar de México, organizado por la Comisión Especial de Promoción del Desarrollo Regional, el líder parlamentario denunció que hasta ahora la política de ingreso y gasto del gobierno federal ha servido para enriquecer a unos cuantos empresarios mediante subsidios, y condonación, evasión y elusión en el pago de impuestos.
Varios de estos empresarios son ahora de los más ricas de México y el mundo, pero no gracias a su trabajo, inteligencia o la casualidad, sino porque el Estado Mexicano, a través del gobierno, les favoreció y contribuyó a generar un fenómeno que hoy impide un mayor ingreso a las finanzas públicas y un gasto más eficiente para crear empleo, seguridad pública, seguridad social, educación, y ciencia y tecnología.
Por eso, los 4.7 billones de pesos proyectados para 2015 son insuficientes, pero además se ejercerán de manera poco eficiente y para beneficio de unos cuantos y perjuicio de muchos si persiste la política de gasto hasta ahora prevaleciente que, entre otras cosas, premia la pobreza y la inseguridad en lugar de combatirlas.
Es el caso de los programas asistencialistas del gobierno, como Progresa y Prospera que cada año presumen tener un mayor número de beneficiarios porque hay más pobres en el país y cuya operadora, la Secretaría de Desarrollo Social, hasta recibe premios y galardones por ello, pero no reporta una sola vez alguna disminución de pobres porque no es esto lo que busca.
Algo semejante –dijo Alonso Raya- pasa con programas educativos que inducen a reprobación de los alumnos, a tener piso de tierra en los hogares o a tener altos índices de inseguridad porque de esta forma se reciben becas, apoyos y subsidios, lo cual finalmente convierte a estos subsidios en acciones perversas del propio Estado.
Por ejemplo, el Subsidio Federal para la Seguridad en los Municipios (Subsemun), creado para apoyar al equipamiento, se proporciona a las demarcaciones con más altos índices delictivos, pero se les retira cuando lo disminuyen. Eso es absurdo y perverso: invita a que se siga delinquiendo para mantener el apoyo del programa, denunció el legislador perredista.
En resumen, se recauda poco y de lo que poco que se ingresa se gasta mal, por lo que en la definición del presupuesto federal para el 2015 debería realizarse un verdadero esfuerzo para cambiar esta situación o las cosas irán de mal en peor.
Para el coordinador del GPPRD, debería enfatizarse la inversión en la promoción de empleos dignos –lo que mejor garantiza una distribución de la riqueza nacional-; una adecuada política de seguridad social; una efectiva política de seguridad pública, y de procuración, impartición y administración de justicia; una política de desarrollo social que priorice la productividad en lugar de los subsidios, y una inversión verdaderamente suficiente para educación, ciencia y tecnología, por lo menos a los niveles establecidos en la propia Constitución.
Miguel Alonso Raya felicitó al presidente, Mario Carrillo Huerta, y a los integrantes de la Comisión Especial de Promoción del Desarrollo Regional por la iniciativa de este Foro, pues con él se evidencia la preocupación por el insuficiente desarrollo de este último rubro –educación, ciencia y tecnología- y se plantean alternativas para el gasto específico que se le destine en 2015.
La Constitución establece que el presupuesto para educación debería equivaler al ocho por ciento del Producto Interno Bruto, y el destinado para ciencia y tecnología debería ser por lo menos de uno por ciento, pero esto no sucede porque a estos rubros se le ve como una carga y no como una inversión para salir del atraso.
No hay manera, en mi opinión, de generar paz y conciliación en el país si no invertimos en rubros como éstos, alertó el diputado federal perredista.
Más noticias de esta edición