__Nov 16 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


LA REFORMA EN MATERIA DE SEGURIDAD PROPUESTA POR EL TITULAR DEL EJECUTIVO LESIONA AL SISTEMA FEDERALISTA MEXICANO: GPPRD

Atenta contra las facultades de los congresos estatales, debilita gravemente al municipio y fortalece innecesariamente a los gobernadores

2014-12-04 01:03:00.-
Las reformas constitucionales propuestas por el Jefe del Ejecutivo en su decálogo del 27 de noviembre, en específico la referida al artículo 21 deja la seguridad pública únicamente en manos de la Federación y las entidades federativas, indicando que a los municipios les corresponde la prevención no policial de la delincuencia, lo cual se confirma en el artículo 115 fracción II inciso h). No obstante, la fracción VII del artículo 115 señala que los municipios deben entregar los recursos destinados a seguridad pública a los gobiernos estatales, solventándose en los artículos séptimo, octavo y noveno transitorios.
Como consecuencia de lo anterior, los municipios ya no formarían parte del Sistema Nacional de Seguridad Pública, lo cual nos parece un despropósito. Adicionalmente, el inciso f) del párrafo décimo del artículo 21 establece que se emitirán reglas y no leyes para determinar los modos de actuación y uso legítimo de la fuerza, contraviniendo la reforma constitucional en materia de derechos humanos del 2011.
Esta situación reforzaría de manera innecesaria a los gobernadores y debilita gravemente al municipio. Consideramos que si ya se habla de cacicazgos y liderazgos carismáticos de los gobernadores en sus estados, estas disposiciones constitucionales vendrán, inevitablemente, a fortalecerlos.
Con relación a lo propuesto para reformar el artículo 73 fracción XXI, incisos b) y c), aun y cuando no se dice claramente, se está hablando de una legislación penal única, es decir, un Código Penal único y una Ley de Justicia para Adolescentes única, lo cual forma parte de una añeja discusión en que la izquierda se ha posicionado para no admitirla debido a que esta situación eliminaría, de facto, algunas de las libertades conquistadas desde los ámbitos locales, como por ejemplo, la despenalización del trabajo sexual y el aborto, en el caso de la Ciudad de México.
Nos parece preocupante la reforma propuesta al artículo 115 relativa a la desaparición de municipios, dado que es el Fiscal General de la República quien determinará si existe o no infiltración del crimen organizado en la administración o ejecución de servicios públicos municipales y, de acuerdo con el titular de la Secretaría de Gobernación, solicitarían al Senado su aprobación para asumir las funciones. Si éstas se asumen de manera total, se convocan a nuevas elecciones, violando la expresión ciudadana concretada en la emisión de un voto.
Lo anterior trasgrede los principios del Federalismo mexicano, dado que, en la actualidad, los tres niveles de gobierno se encuentran bien definidos. Dar facultades al Senado en materia municipal constituye también un atentado en contra de las facultades de los Congresos Estatales, fortaleciendo el centralismo y desdibujando el sistema federalista mexicano.
El artículo cuarto transitorio establece que los estados de Guerrero, Jalisco, Michoacán y Tamaulipas contarán con un plazo de 90 días para planear la transición hacia el mando único, mismo plazo que, en el quinto transitorio, aplica a las demás entidades federativas, con los mismos requisitos, razón por la cual no observamos que estas entidades con los mayores problemas de violencia, tengan un trato diferenciado de las demás. Esta transición hacia el mando único deberá concretarse en un plazo de dos años.
Y el noveno transitorio indica que los elementos de las policías municipales podrán formar parte de las estatales siempre y cuando cumplan con los requisitos de certificación que establezcan las entidades federativas, como lo hacen en la actualidad.
En general, la iniciativa atenta contra las facultades de los congresos estatales, debilita gravemente al municipio y fortalece innecesariamente a los gobernadores, lesionando al mismo tiempo al sistema federalista mexicano. Además no aporta elementos nuevos de prevención y puede constituir un grave peligro para las libertades adquiridas en el Distrito Federal y otros estados progresistas.
Más noticias de esta edición