__Sep 18 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


PRESENTAN LA FUSIÓN DE DANZAS EN LA PUESTA INTERACTIVA RETABLO NAVIDEÑO

Incursionar en espacios públicos es un trabajo social importante: Lydia Romero

2014-12-09 01:48:36.-
Al sumarse al segundo Festival Luces de Invierno, la Biblioteca de México ofreció tres de sus patios (Octavio Paz, de los Aromas y de los Escritores) para representar Retablo navideño, donde los asistentes interactuaron con bailarines de la Academia Mexicana de la Danza durante toda la escenificación de la obra.
El espectador participa de manera activa al no encontrase sentado sino que camina por espacios por donde se realizan las representaciones, la idea es que el público interactúe con la escena, no se encuentra sentado esperando recibir ahí mismo toda la presentación, comentó en entrevista con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Lydia Romero.
Con Retablo Navideño, los jóvenes 250 bailarines realizan la obra en tres espacios públicos, Patio Octavio Paz, Patio de los Aromas y Patio de los Escritores, logrando una convivencia cercana con los más de 500 espectadores que se dieron cita el sábado 6 en el recinto de La Ciudadela.
El cielo y el infierno, arcángeles contra demonios, es como dio inicio la coreografía de la maestra Lydia Romero, quien se refirió a este evento como una práctica escénica donde confluyen la experiencia y el conocimiento de las clases cotidianas de los jóvenes bailarines.
El Patio de los Aromas de la Biblioteca México fue el espacio que sirvió para representar durante casi 50 minutos la lucha entre el bien y el mal, con música de fondo de Steven Brown, Violorganni, los arcángeles ataviados de vistosos trajes color amarillo con rojo, sombrero y alas doradas, y armados con una espada, atrajeron la atención de los espectadores de este encuentro organizado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
En este mismo patio, de los Aromas, se integró otro grupo de bailarines ataviado con overoles color gis con líneas café que, colocados en fila parecían más bien un muro, el cual se movía con movimientos coordinados al ritmo de música electrónica.
Cuando nadie lo esperaba, los personajes condujeron al público a otro espacio, Patio Central Octavio Paz, donde además de encontrarse los arcángeles y demonios se incorporaron bailarines disfrazados de borregos.
Otro grupo de jóvenes portaban una cabeza de elefante, otra de camello y la de un caballo, todos vestidos y pintados completamente de blanco y quienes representaban a los Tres Reyes Magos.
En otra parte se encontraban los bailarines con un atuendo azul, portando una estrella que, como se conoce en la historia, sirvió de guía a los representantes de las tres razas que llevaron al niño Jesús los presentes por su nacimiento: incienso, oro y mirra.
Algunos bailarines más representaban a los animales que usualmente se ponen en los nacimientos, como vacas e incluso su alimento, ya que había bailarines que representaban pastizales, portando en su cintura una tabla con flores y patos, unos en patines, otros a pie, entre otros.
En este momento, distintas danzas se escucharon en el Patio Octavio Paz, ya que arcángeles, demonios, borregos, estrellas, vacas, los tres reyes magos, patos, pastizales, así como un hombre en zancos, ofrecían una muestra de sus habilidades dancísticas.
Mientras en una esquina del vestíbulo los bailarines danzaban al ritmo de In the back of the car, emulando con ciertos movimientos ser patos; en otra los borregos se movían al compás de Music for Cardiac Disorder Patients, de Dr. Flux.
En tanto las estrellas realizan su danza, los arcángeles y los demonios siguen con su eterna lucha y algunos demonios interactúan con el público intentado asustarlo; al tiempo que los borregos se arremolinan en las piernas de los espectadores.
Minutos después aparece por primera vez un personaje disfrazado de perro que, con movimientos ágiles, presenta una danza dinámica al ritmo de Babel, de Nortec Collective, mientras que alrededor están las estrellas, las vacas, los pastizales, los borregos, el camello, el elefante y el caballo, se convierten por un momento en espectadores, integrándose al movimiento pocos minutos después.
A partir de este momento se produce otro cambio de escenario, pasando al Patio de los Escritores, donde se vuelve a encontrar el bien y el mal, cada grupo, es decir, los arcángeles ejecutando bailes de danza popular mexicana, con una danza de los Migueles, originaria de Puebla -comentó la maestra Lydia Romero-, al tiempo que luchan por defender a la Virgen María de los demonios que realizan su lucha haciendo gala de su danza folclórica.
Un total de 250 bailarines conformaron un gran Nacimiento, con todos los personajes que desde diferentes espacios mostraron, a través de diversos movimientos, el papel que desempeñaban en la obra.
Retablo navideño se volverá a presentar los días 13 y 14 de diciembre a las 18:00 horas en la Plaza de las Artes del Centro Nacional de las Artes.
Más noticias de esta edición