__Nov 19 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


LA TERQUEDAD DE LA ESPERANZA, UN VIAJE A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Escrito por Marcos Daniel Aguilar, logra traer a nuestro tiempo a una figura emblemática como Alfonso Reyes

2015-07-23 20:20:44.-
Como un viaje de ida y vuelta del siglo XXI a principios del siglo XX, definió el escritor Marcos Daniel Aguilar su más reciente libro titulado La terquedad de la esperanza, conformado por una serie de ensayos en los que aborda la obra de Alfonso Reyes y el Ateneo de la Juventud.
Durante la presentación del volumen, realizada la noche de este miércoles en el Palacio de Bellas Artes, el autor comentó que se trata de un libro joven, pues lo escribió cuando tenía 28 años, además de arriesgado y entusiasta, el cual aún sigue vigente.
Y es que, dijo, La terquedad de la esperanza aborda la lucha del Ateneo de la Juventud contra su sistema educativo y cultural, contra su modelo económico y político, contra el mercantilismo porfirista y contra esta razón, este raciocinio absoluto, sí positivista que ahora no estamos lejos ni en el pensamiento ni en el modelo económico, parece ser que las cosas no han cambiado demasiado.
Por su parte, Marco Lagunas precisó que La terquedad de la esperanza es un libro de ensayos multifacéticos que se despliega, que saca las palabras, las muestra, a través de un nombre que se repite, el de Alfonso Reyes, con quien se puede hablar de tú a tú y Marcos Daniel Aguilar lo hace nuestro contemporáneo.
Destacó que en su contexto y en el nuestro, el libro presenta un país intemporal, presa de los vicios del Porfiriato, con su promesa de modernidad, pero marcado por la desigualdad social, el analfabetismo, la pobreza, la represión, la violencia y los desaparecidos.
En ese contexto, agregó, cómo no surgiría un grupo tan importante como fue el Ateneo de la Juventud, la generación de la esperanza, los utopistas de la ruptura, una generación de intelectuales antiporfiristas que tercamente criticaban su realidad y buscaban cambiarla, como Alfonso Reyes y José Vasconcelos.
En este sentido, el narrador y ensayista Héctor Perea indicó que el Ateneo de la Juventud fue un grupo esencial para la cultura mexicana, pues, por ejemplo, fue el que cambió el concepto porfirista del Palacio de Bellas Artes, concebido para ser una sala de conciertos con espacios para cocteles, mientras que ellos decidieron cambiar esos espacios por un museo que exhibiera exposiciones para todo público, como las que hoy se encuentran abiertas con los máximos representantes del Renacimiento: Leonardo da Vinci y Miguel Ángel.
Señaló que además, La terquedad de la esperanza recupera la pasión por el ensayo como género para hablar de la obra de Alfonso Reyes a quien el autor logra traer a nuestro tiempo, así como del Ateneo de la Juventud que, a pesar de todo, es una generación que aún requiere mayores estudios.
El también poeta y ensayista Armando González Torres, quien se encargó del prólogo de este libro, precisó que se trata de un volumen que pese a su brevedad, pues cuenta con menos de 80 páginas, ofrece diversas posibilidades de lectura.
Puede leerse como un ensayo de temas culturales de fines del siglo XIX y principios del siglo XX en Hispanoamérica, puede leerse como serie de instantáneas sobre la gestación del Ateneo de la Juventud, como un ensayo sobre Alfonso Reyes y la reinvención alfonsina del ensayo y como un buen ensayo sobre el ensayo.
La terquedad de la esperanza, apuntó González Torres, con investigación, argumentación y recreación narrativa, restituye la época, la figura y el genio de la generación del Ateneo de la Juventud, a la que perteneció Alfonso Reyes y en sus páginas recrea en pocos trazos y de manera viva el clima en que se desarrolló.
Por ello, el escritor y traductor Héctor Iván González comentó que Marcos Daniel Aguilar presenta en este trabajo ensayístico, histórico y narrativo, un puñado de aproximaciones a partir de la figura de Alfonso Reyes y el Ateneo de la Juventud, a una época señera de las letras en Hispanoamérica.
Y lo hace, dijo, con un estilo prosístico, sintético y vigoroso, respaldado con un conocimiento profundo de la historia y de los personajes para plasmar una perspectiva panorámica de los intereses y afanes de los jóvenes del Ateneo que se enfrentaron al pensamiento de la época, el positivismo.
Editado por la Universidad Autónoma de Nuevo León, La terquedad de la esperanza es el segundo libro de Marcos Daniel Aguilar, que sigue a Un informante en el olvido: Alfonso Reyes publicado en 2013 por la colección Periodismo Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
Más noticias de esta edición