__Nov 19 de 2018

Otra lindura más del PRI


RESPUESTA FISCAL


NUEVO LOOK


DESPIDOS EN PEMEX


HIJOS DE LA MALA VIDA


YA VALIÓ


LA MÚSICA DEBE TENER UN FUERTE IMPACTO EN LA VIDA DE LAS PERSONAS Y DESARROLLAR SU IMAGINACIÓN: EDGAR BARROSO

Impartió la conferencia Reflexiones acerca del sonido, la música y la educación en una era hiperconectada y colaborativa

2015-10-09 21:29:53.-
Compositor, colaborador transdisciplinario, artista digital, profesor y doctor en Composición Musical por la Universidad de Harvard, Edgar Barroso, impartió la conferencia Covolución. Reflexiones acerca del sonido, la música y la educación en una era hiperconectada y colaborativa en el Festival Internacional de Música y Nuevas Tecnologías Visiones Sonoras.
Este jueves 8 de octubre el miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte conversó con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes sobre su ponencia que ofreció esta mañana, sus pasiones, inspiraciones y proyectos futuros.
¿Qué mensaje transmitió a los jóvenes con Reflexiones acerca del sonido, la música y la educación en una era hiperconectada y colaborativa?
- La idea era exponer el papel de la colaboración en el compositor contemporáneo, es decir, qué tanto nos mezclamos con otras disciplinas y qué tan buenos son los compositores para colaborar en ellas.
También era mostrar cuál es el papel de las universidades y profesores, cómo estamos enseñando a componer ejercicios o la práctica de la composición musical o sonora a partir de un mundo que es completamente diferente en el que crecí.
Este es un mundo en el que estamos enseñando composición de la misma manera que hace 200-300 años y creo que es el momento de parar y redefinir qué significa ser compositor en este siglo donde tenemos Internet, estamos conectados con miles de personas y donde los jóvenes están más acostumbrados a compartir, a tomar cosas prestadas como el material sonoro.
Finalmente, definir si queremos hacer colaboraciones transdisciplinarias que sucedan de verdad y no sean o se queden nada más en el discurso o el folleto de una universidad u organización y conversar sobre qué importancia tiene que los compositores existamos en este mundo más conectado y no sólo en los teatros o estudios de grabación que es donde habitamos la mayoría del tiempo, agreegó.
¿Cuál debe ser el papel de un compositor?
- Tiene mucho que ver con qué puedo aportar no sólo a mi carrera como compositor estéticamente o qué tantos conciertos tengo, cuantos concursos gano.
Para mí ser compositor quiere decir que tengo una forma de pensar que fue moldeada, en su mayoría, por la música y para mí eso es fundamental; que ese pensamiento que logras cuando estudias música se ponga al servicio de la sociedad, de personas para tener más impacto en la vida de alguien más a través de la música, me parece más relevante que tener un concierto en un teatro.
Sí pudiéramos educar a todos los niños de México con un buen programa, te apuesto que tendríamos menos violencia en el país. Creo que las artes y la música tienen una función absolutamente formativa, de sensibilización; entonces, es importante que hagamos que sean parte de la vida de todos los ciudadanos.
Nuestro papel es impulsar que la música, en primer lugar, sea inclusiva; es decir, que no sólo la gente que la pueda pagar tenga acceso y, por otro lado, que la música tenga una función también de generar o desarrollar la imaginación de las personas.
Durante el segundo día del Festival Internacional de Música y Nuevas Tecnologías Visiones Sonoras, el cual cuenta con el apoyo del Conaculta, a través del Sistema Nacional de Fomento Musical, así como de la Universidad Nacional Autónoma de México y de la Secretaría de Cultura de Michoacán, Edgar Barroso compartió que su primer acercamiento con la música fue con unos walkman podía oír un cassette por 10 horas diarias.
A mí la música siempre me hipnotizó desde que era niño.
Tuve suerte por mi hermano siete años mayor, gracias a él mis primeros acercamientos a la música en lugar de ser Barney y ese tipo de cosas, fue Led Zeppelin y Pink Floyd, entonces desde niño entendí la diferencia entre buena música y aquella que es de relleno.
Con postgrado en Composición y Tecnologías Contemporáneas, así como un master en Artes digitales (Universitat Pompeu Fabra-Barcelona), además de graduarse en el Cum Laude de la Licenciatura en Composición por la Universidad de Guanajuato, Edgar Barroso reconoció que para él la música no solamente es música o sonido, sino también es pensamiento.
Es mi forma de tener un proceso interno personal, único, para entender quien soy, cómo es el mundo, pero con la visión de poder conectarme con antropólogos u otro tipo de disciplinas para hacer cosas que tienen que existir en este planeta, apuntó el especialista.
A través de los años me di cuenta que era importante no sólo estudiar en libros o internet, sino buscar, por ejemplo, si me interesaba un terminó de física que no entendía, ir con un físico, platicarle y conversar con él para hacer una pieza, agregó en la entrevista realizada en el campus de la UNAM en Morelia.
Actualmente, Edgar Barroso realiza una interfase para que a través de que tú toques una planta puedas controlar el sonido.
Me interesa mucho estudiar y trabajar las relaciones de lo que está vivo, porque suena. Me interesan también los fenómenos físicos, la acupuntura y otras cosas que descubro y me permite conocer más del mundo a través de mis piezas y eso hace que ya no sienta que hago sólo otra pieza, sino una exploración.
Apuntó que desde este año es miembro del Sistema Nacional de Creadores, justo por eso escribí tres piezas, una que se estrena hoy aquí: Háptico, una pieza electroacústica que trata sobre la fricción de las ciudades con lo digital y con la naturaleza.
La segunda pieza es Metztli, una diosa muy interesante que era un dios y al final es un transgénero, y entonces la pieza tiene estas características de la Luna, la noche, la oscuridad. Es una obra que se va a estrenar el 29 de noviembre en España.
Por último, comentó que trabaja en una pieza para un clarinete muy particular, que se llama SABRe, que es un clarinete que existe en Suiza con el clarinetista Matthias Mueller. Es un instrumento que está lleno de sensores, tiene Wi-Fi y un montón de cosas que te permite controlar el sonido a un nivel milimétrico. Va avanzada en 80 por ciento y ahora que regrese a Suiza, en noviembre, voy a terminarla para ensayarla con Matthias.
Más noticias de esta edición